domingo

El final de 'AI: Inteligencia Artificial' (Steven Spielberg, 2001)


16 de julio de 2012

El otro día volvimos a ver AI: Inteligencia Artificial (Steven Spielberg, 2001). Fue en televisión y no le prestamos toda la atención que se merece una peli que nos encanta. Pero al llegar el final, se hizo el silencio y nos quedamos hipnotizados mirando la pantalla igual que se queda el pequeño David esperando una respuesta del Hada Azul...

Este epílogo ha generado muchos debates desde el estreno de la peli. Algunos lo detestan y a otros nos maravilla. Además, los detractores suelen señalar directamente a Spielberg como responsbale del mismo, cuando parece ser que este era el final que Kubrick había ideado en el proyecto original.

Aquí viene la parte con más spoilers, cuidadín.

La idea de que una creación del ser humano dé lugar a una futura raza de robots que sólo han seleccionado las bondades humanas para su persistencia y desarrollo, nos parece fascinante... y hermoso.

Estos robots, además de comunicarse profundamente sólo con tocarse (!), 'resucitan' a los ya extintos seres humanos y a los primeros modelos de inteligencia (emocional) artificial para que revivan sus mejores momentos. Sólo sus mejores momentos. A pesar de que nos han estudiado a fondo y nos conocen bien, con todos nuestros miedos, envidias, egoismos, odios y guerras... Cuidan de nosotros para que el recuerdo que nos quede de nuestra existencia sea el de nuestros mejores sueños...

¿No es esa una de las grandes bondades del cine? ¿Perpetuar los sueños, hacerlos en cierto modo, realidad?

En nuestros cursos de cine tratamos de trasladar a nuestros alumnos la importancia de hablar de lo que nos rodea, de lo que nos da miedo, de lo que odiamos y de lo que amamos. Deben buscar la forma de que eso quede plasmado en su guión, en su dirección, en su fotografía, en su crítica de cine... Porque eso es lo único que tenemos.

Spielberg, digan sus detractores lo que quieran, sabe eso bien. Y la reconfortante idea de que un día existan unos seres que nos sucedan en el tiempo y se queden sólo con lo bueno, gracias a conocer bien lo malo (y posiblemente sufrirlo, como sucede en la peli), está un poquito más cerca, gracias a su cine. Al menos en nuestros sueños.

Ahí va el precioso final de la película. Tiene subtítulos en portugués (no los hemos encontrado en español) y se le puede poner los de inglés transcrito del youtube. Y luego está el tema del formato... Pero de eso hablaremos otro día.



1 comentarios:

Vaya, que interesante lo que comentas, esa película es de mis favorias, junto con mi esposa la hemos visto en varias ocasiones. Le compartiré la nota para que lea tu articulo.

Publicar un comentario