domingo

Diez cosas a favor de Prometheus - Parte II


7 de Agosto de 2012

(Viene de aquí)

1. El deliberado distaciamiento de los mecanismos narrativos de Alien (Ridley Scott, 1979). La primera aventura de la Teniente Ripley es una maravilla cinematográfica,  pero esa peli ya está hecha. Además el mundo ha cambiado mucho en treinta y pico años, y también Ridley Scott, y también los espectadores, tanto los que la vieron en su momento, los que la descubrieron por el medio, y los que aún no la han visto.

2.  El personaje interpretado por Charlize Theron. Nos parece genial su utilización en el film, desde la elección de la estrella sudafricana en el casting, hasta sus medidas apariciones en el metraje final. El juego que se establece con todos los que inevitablemente teníamos Alien en la cabeza mientras veíamos Prometheus, es fascinante. Todo el rato esperando un cambio en su carácter agrio (¿inhumano?), esperando que mueran todos esos 'secundarios' desconocidos y se quede sola en la nave ante su destino, esperando que culmine el enfrentamiento con el 'malvado' robot al que da vida la otra gran estrella de la película, Michael Fassbender... Pero no. Las cosas se desarrollan de forma bien diferente, y la peli se termina cuando aún sigues esperando que pase alguna de esas cosas. En 1960, Hitchcock mató a la estrella de Psicosis en media hora, y ahora en 2012, Scott, Lindelof y compañía consiguen un efecto parecido pero manteniendo a la estrella hasta prácticamente el final.

3. La más que estimulante premisa del film: ¿Tiene sentido creer en Dios una vez que descubres que no existe? Es fantástico como esta premisa se extiende incluso a la relación de la película con su público: ¿Tiene sentido creer en algo una vez que descubres que no es como pensabas?

4. La terrorífica secuencia con la (auténtica) protagonista del film en la cápsula de operaciones. Hay que ser muy director de cine para rodar una escena así, y Ridley Scott, que en efecto ha firmado películas muy pobres, rara es la vez que no nos deja alguna perla de este tipo.

5. La visión extremadamente pesimista hacia el género humano que muestra el film, sin ambages, y sin sentir siquiera la necesidad de explicar por qué los ingenieros quieren destruirnos después de habernos creado... Hay que ser valiente para hacer algo así, y más en un blockbuster que pretende llegar a tal cantidad de público.

En el siguiente post, las cinco últimas cosas a favor de Prometheus.


0 comentarios:

Publicar un comentario